¿Qué es la tendinitis aquilea?

La inflamación del tendón de Aquiles o tendinitis aquilea supone la hinchazón de esta estructura fibrosa que une la pantorrilla y el talón (zona situada detrás del tobillo). Normalmente está provocada por una sobrecarga del tendón relacionada con un inmoderado ejercicio físico.

Debemos tener en cuenta además que esta estructura tiene gran importancia, ya que es altamente responsable de que podamos caminar y levantar los pies del suelo de forma normal. Por ello, si sufrimos la inflamación del tendón de Aquiles es imprescindible acudir a un profesional que diseñe el tratamiento adecuado para nosotros.

Usualmente la tendinitis aquilea no se mantiene en el tiempo si no que se manifiesta de forma transitoria. Sin embargo, si no se tratara correctamente por un profesional esta tendinitis podría degenerar en una tendinosis, sufriendo entonces una degeneración del tendón que eventualmente cursaría en un desgarro o ruptura del tendón.

Causas de la inflamación del tendón de Aquiles

Las causas suelen venir dadas por la práctica deportiva con gran impacto de forma constante sobre el tendón de Aquiles, como sería por ejemplo el running o la carrera de larga distancia. También debemos tener en cuenta aquellos deportes en los que paramos y reanudamos la actividad de forma constante, como el baloncesto. Además, es importante que sepamos que no es excluyente a otras disciplinas deportivas, más aún si en estas no realizamos un calentamiento y estiramientos adecuados antes de iniciar la actividad o nuestro deporte se realiza en superficies de gran dureza llevando calzado inapropiado.

Hay otros detonantes de la tendinitis aquilea que se producen en colectivos diferentes a los mencionados:

  • La artritis o los espolones pueden desencadenar la inflamación de este tendón sobre todo en personas de mayor edad.
  • El movimiento es salud y una mala posición a la hora de andar podrían ser otro de los motivos para padecer tendinitis aquilea, por ello será importante realizar un estudio de la pisada.
  • En personas con patologías como la psoriasis o presión alta se muestra un mayor riesgo.
  • Recientes estudios parecen relacionar algunos antibióticos (fluoroquilonomas) con la tendinitis de Aquiles.

Síntomas de la tendinitis de Aquiles

La sintomatología como en muchas otras lesiones variará en función de la gravedad, pudiendo manifestarse en forma de ligera molestia durante el ejercicio hasta de manera más firme incapacitando los movimientos.

  • Dolor en toda la zona del tendón de Aquiles, que aumenta al moverse o realizar actividad física.
  • Rigidez o sensibilidad cuando palpamos la zona afectada.
  • Sensación de inflamación y calor.
  • Dolor al apoyarse en los dedos de los pies o al realizar movimientos de arriba abajo.

Tratamiento de la inflamación del tendón de Aquiles

La tendinitis del tendón de Aquiles es una lesión común en personas que realizan actividades que requieren mucho esfuerzo en las piernas, como correr o saltar. Por lo general, la inflamación responde bien a las medidas de cuidado personal, como el reposo, el hielo y los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno y el naproxeno. Sin embargo, en casos graves o persistentes, existen otras opciones de tratamiento.

Una de las opciones de tratamiento más comunes para la tendinitis del tendón de Aquiles es la fisioterapia. Mediante ejercicios de estiramiento y fortalecimiento específicos se promueve la recuperación y fortalecimiento del tendón de Aquiles y sus estructuras de soporte. Uno de los ejercicios más útiles es el fortalecimiento excéntrico, que consiste en bajar lentamente un peso después de levantarlo. Este tipo de ejercicio ha demostrado ser particularmente efectivo para tratar problemas persistentes en el tendón de Aquiles.

El uso de cuñas o plantillas para el calzado que eleve ligeramente el talón suele ser muy importante. Estos dispositivos pueden aliviar la tensión en el tendón y funcionar como un amortiguador para disminuir la cantidad de fuerza ejercida sobre el tendón de Aquiles.

Es importante destacar que la tendinitis del tendón de Aquiles puede ser prevenida con medidas simples, como un calentamiento adecuado antes del ejercicio, un enfriamiento adecuado después del ejercicio y el uso de calzado adecuado y almohadillas de amortiguación.

Ejercicios para el dolor de talón de Aquiles

¿Problemas de Inflamación del tendón de Aquiles?

No esperes a que tu dolencia sea grave y acude pronto a tu fisioterapéuta.
Reserva tu cita ya.

Blog

Últimas entradas de nuestro blog.

Ejercicios para la tendinitis de hombro (manguito rotador)

Apunta estos ejercicios para la tendinitis de hombro (manguito rotador) y recuperarte cuanto antes. 

¿Cuáles son las causas del vértigo?

El vértigo se caracteriza por una sensación de movimiento o giros descrita como un mareo, aunque la sensación es más parecida al balanceo o desplazamiento.

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las afecciones más tratadas en la fisioterapia y, a pesar de los tratamientos conservadores, puede tener una pronta recuperación.

Ver todas las entradas
Canal de Youtube de Fisioterapia

Aprende a cuidarte

En nuestro canal te damos consejos para prevenir lesiones, paliar los efectos de las dolencias y patologías que ya padezcas, y te recomendamos ejercicios para realizar en casa. Te damos todas las herramientas para que puedas estar sano, ¿nos sigues?

Síguenos

Un trato de 5 estrellas

Esto es lo que dicen de nosotros en Google

4,8/5

(302 reseñas)

Miembro de:

Miembro de TopDoctors

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

Para no perderte ninguno de nuestros artículos ni videos de YouTube.