Los acúfenos o tinnitus son el ruido constante o que de forma intermitente, sentimos en el oído o incluso dentro de nuestra cabeza; un ruido que no proviene del exterior. Es un problema común que, en la actualidad, afecta entre un 15 y 20% de la población.

Qué son los acúfenos o tinnitus

Los acúfenos son ese ruido constante que siente un paciente y que no viene del exterior. Este ruido es bastante limitante a la hora, por ejemplo, de conciliar el sueño. El paciente que sufre de acúfenos no sabe qué es el silencio, siempre escucha un ruido de fondo que le hace imposible el estar en silencio, concentrarse o realizar determinades actividades de la vida cotidiana.

Estos pacientes, incluso, tienen que dormir con una radio encendida para conseguir solapar ese ruido. Al afectar a la vida cotidiana y al descanso, los pacientes se encuentran mucho más irritables y, por ende, los acúfenos acaban afectando su calidad de vida.

Existen más de 20 tipos de acúfenos, aunque los podemos distinguir entre el tipo de ruido que producen:

Pitido. Es un pitido muy fino y constante que puede llegar a tener unos decibelios muy altos. Este tipo de ruido se produce cuando se produce un atrapamiento o irritación de un nervio. Por ejemplo, cuando el nervio vestibular, en el oído interno, queda atrapado en las suturas de los huesos del cráneo.

Zumbido. Es un zumbido constante que, a veces, puede darse en forma de pulso. Muchos pacientes lo describen como el sonido del motor de un vehículo arrancado. Este tipo de ruido se produce cuando es algún vaso sanguíneo el que queda atrapado o irritado. Es muy común el atrapamiento de la arteria carótida externa o cervical.

Causas de los acúfenos

A pesar de lo que se pueda llegar a creer, los acúfenos pueden aparecer de repente y pueden llegar a ser tan altos que pueden provocar sorderas. Actualmente, no se conocen las causas de la molestia, aunque sí que se conocen algunos factores que pueden facilitar su aparición:

  • Hipoacusia (pérdida de audición).
  • Infecciones de oído u obstrucción del conducto auditivo, por acumulación de cera, líquido o suciedad.
  • Exposición a ruidos fuertes.
  • Algunos fármacos.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Tumores del nervio vestibular o cerebrales que afecten a la región temporal.
  • Trastornos de la articulación temporomandibular.
  • Malas posturas mantenidas en el tiempo.
  • Estrés.
  • Bruxismo.
  • Problemas emocionales.
  • Otros síndromes que afectan la salud del oído, como el Síndrome de Meniérè.
  • Disfunción de la trompa de Eustaquio.
  • Otras afecciones crónicas, tales como la diabetes, tiroides, migrañas, anemia, lupus…

Un paciente con acúfenos siente mucho más que un ruido constante en el oído. Tener tinnitus puede implicar sentir fatiga, estrés, problemas de sueño, dificultad para concentrarse, problemas de memoria, depresión, ansiedad, irritabilidad, dolores de cabeza, problemas laborales, etc.

Los acúfenos están muy ligados a los problemas de estrés y ansiedad. El oído se encuentra en el hueso temporal, una zona en la que se insertan muchos músculos y nervios. Cuando estamos tensos o atravesando épocas de estrés, esos músculos y nervios se hiperestimulan, provocando que el temporal llegue a rotarse y provoque una irritación que puede desembocar en los temidos acúfenos.

Cuando un paciente sufre ansiedad, tiende a tensar la musculatura de la boca y la mandíbula, pudiendo provocar la aparición de acúfenos.

Tratamiento de los acúfenos

En la gran mayoría de las ocasiones, a los pacientes con acúfenos les dicen que no tienen solución, que deben aprender a vivir con ello el resto de su vida. Pero la realidad dista mucho de esta afirmación.

De hecho, la recuperación de los acúfenos es bastante rápida. Cuando la causa es un atrapamiento nervioso por una contracción muscular, los resultados del tratamiento son bastante rápidos y se notan casi al instante. Hay otras veces, sin embargo, que el tratamiento es más largo, ya que su aparición fue hace mucho tiempo y el ruido está totalmente instaurado en nuestro sistema nervioso.

El tratamiento osteopático va siempre de la mano de los tratamientos médico y farmacológico. Lo que hacemos los profesionales en osteopatía es aumentar el efecto de los diferentes tratamientos que reciba el paciente y trabajar de forma holística el problema, sin dejarnos ni un solo origen de su problema.

Antes de comenzar con el tratamiento, resulta imprescindible realizar un estudio completo de la estructura de la nuca, concretamente, de los suboccipitales y de la mandíbula. El objetivo es encontrar la causa de esos acúfenos.

La buena noticia es que logramos eliminar y/o mejorar los acúfenos de la gran mayoría de pacientes que acuden a la Clínica Javier Navarro con este problema. Aunque el resultado depende de la causa de esos acúfenos, sí que conseguimos mitigar bastante ese desagradable ruido. El objetivo es atacar la causa para conseguir que los acúfenos desaparezcan, aunque no siempre está en nuestra mano. Por ejemplo, si un paciente con acúfenos sale de nuestra clínica con la musculatura totalmente trabajada y relajada pero no ha trabajado los problemas emocionales que provocan esos acúfenos, probablemente, volverán a aparecer.

En el tratamiento que realizamos en la Clínica Javier Navarro buscamos una reeducación de esa lesión para mejorarla y conseguir que no vuelva. Para ello, en el tratamiento de acúfenos en nuestra clínica pueden intervenir:

  • Osteopatía con tratamiento manual. Trabajamos todas las suturas del cráneo para aliviar la tensión de la estructura de los oídos, la articulación temporomandibular (ATM) y la musculatura suboccipital profunda, entre otras. También buscamos liberar las primeras vértebras y, en general, trabajar todo aquello que pueda estar provocando los acúfenos.
  • Láser de alta potencia. Nos ayuda a hipervascularizar la zona. Cuanta más sangre llegue a la zona afectada, mayor oxígeno habrá y, por tanto, pueden reducirse los síntomas.
  • Physium. Este sistema de vacío intermitente produce una descomprensión en la zona con efecto inmediato. En el momento, se produce un alivio que el paciente nota desde la primera sesión. Se trabaja la zona y se descomprime el hueso temporal, por lo que la zona queda aliviada y los acúfenos se reducen.
  • Cámara hiperbárica.
  • Ejercicios para relajar la musculatura que interviene en los acúfenos.
  • Corrientes transcraneales.
  • Vacusport con dermiocare para aumentar el O2.

¿Problemas de Acúfenos?

No esperes a que tu dolencia sea grave y acude pronto a tu fisioterapéuta.
Reserva tu cita ya.

Blog

Últimas entradas de nuestro blog.

¿Cuáles son las causas del vértigo?

El vértigo se caracteriza por una sensación de movimiento o giros descrita como un mareo, aunque la sensación es más parecida al balanceo o desplazamiento.

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las afecciones más tratadas en la fisioterapia y, a pesar de los tratamientos conservadores, puede tener una pronta recuperación.

Escoliosis: Prevención, Tratamiento y Ejercicios

La escoliosis es la desviación y rotación de la columna vertebral.

Ver todas las entradas
Canal de Youtube de Fisioterapia

Aprende a cuidarte

En nuestro canal te damos consejos para prevenir lesiones, paliar los efectos de las dolencias y patologías que ya padezcas, y te recomendamos ejercicios para realizar en casa. Te damos todas las herramientas para que puedas estar sano, ¿nos sigues?

Síguenos

Un trato de 5 estrellas

Esto es lo que dicen de nosotros en Google

4,8/5

(298 reseñas)

Miembro de:

Miembro de TopDoctors

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

Para no perderte ninguno de nuestros artículos ni videos de YouTube.